20.12.10

Quino "A Susanita le encantaría todo esto de Wikileaks" MARTA CABALLERO Tiene una merecida fama de tímido que rompe todo tópico argentino. Se quita importancia a sí mismo y al celebrado mundo que ha creado a lápiz, porque la nueva tecnología no quiere ni tocarla. Quino, hijo de andaluces y papá de Mafalda y los demás, está estos días en España -"hace tiempo que falto en Argentina", explica- y para regocijo de sus "tres generaciones de seguidores" firmará ejemplares este jueves en la FNAC, centro comercial que celebra sus V Jornadas Comiqueras, por las que también desfilan estos días, entre otros, Paco Roca, Juanjo Guarnido, Kim, Antonio Altarriba, Pierre Alary, Azpiri y Patrice Pellerin. Entre viajes y picoteos lectores, el dibujante no pierde comba: "Por desgracia que el mundo sea un desastre nunca cambia. De haber crecido, Mafalda habría envejecido esperando a que el mundo se convirtiera en un lugar mejor, mientras que Susanita estaría disfrutando con esto de Wikileaks", guiña. PREGUNTA.- ¿Qué le atrae de los encuentros con los lectores? ¿Han cambiado mucho con el tiempo? RESPUESTA.- Para mí siempre ha sido muy interesante encontrarme con ellos, y muy enriquecedor, porque uno le ve la cara a las personas que le leen, y eso es bueno. Y han cambiado bastante, ya son tres generaciones y se ve que los abuelos han ido pasándole mis historias a sus nietos. La temática, lamentablemente, sigue de actualidad. Eso de que el mundo sea un desastre no cambia. P.- En algo habrá cambiado. R.- En lo tecnológico, en nada más. P.- ¿Mafalda seguiría siendo igual de escéptica con la coyuntura actual? R.- Sí, por supuesto. Con estas cosas de los papeles de Wikileaks Susanita estaría contentísima porque podría contárselo a todo el mundo. P.- ¿Qué otros asuntos les interesarían a Mafalda, Susanita y los demás? R.- Los de siempre, cualquier cosa de hoy habría aparecido en mis viñetas. Se ve que uno no ha cambiado mucho. P.- Pero hay muchas etapas en la trayectoria de Quino... R.- Yo el único cambio que aprecio es la pérdida de frescura que uno tenía cuando era joven. Entonces era más divertido y con el tiempo me he ido volviendo más filosófico y reflexivo. Eso no es malo, pero nos pasa a todos, mire por ejemplo a Woody Allen. Nos vamos poniendo serios, tal vez por las desilusiones que nos hemos ido llevando a lo largo de la vida. P.- De haber crecido, ¿Malfalda también se habría puesto más seria? R.- No tengo ni la menor idea, porque es un dibujo y nunca tuve intención de hacerla crecer. P.- Pero, en cuanto a alter ego de usted, en algo habrá mutado. R.- No es exactamente mi alter ego, pero es inevitable que todo lo que dice o hace venga de mí. Pero también lo es Susanita, todos lo son. P.- ¿Como hija le gustaría? R.- Nunca quisimos tener hijos pero, sí, me habría gustado. P.- Usted dice que Manolito espera tener una cadena de supermercados, Felipe ser ingeniero, Susanita casarse y Mafalda que el mundo sea mejor. ¿Quién lo va a tener más complicado en los tiempos que corren? R.- Creo que todos, tal vez al que mejor le fuera en la vida sería a Manolito. Mafalda... la pobre envejecería esperando a que el mundo mejorase. P.- Para conectarla a la actualidad, ¿nunca pensó en hacerla una vivaz internauta? ¿Una avispada usuaria de las redes sociales? R.- Por cómo es, a Mafalda le correspondería serlo, pero no me he atrevido porque soy un analfabeto en el tema digital, nunca he querido entrar en eso. P.- ¿Dibuja mucho a día de hoy? R.- Estoy más bien madurando qué dibujar, viajando mucho, y esto limita la producción. P.- Usted, que artísticamente se alimenta de periódicos, ¿se siente malnutrido hoy? R.- No, sigue habiendo material. Más que inspirarme, los cambios de la globalización me preocupan y, sobre todo, me inquietan. Les temo, por supuesto. P.- ¿Y al futuro de la tira cómica, le teme también? R.- Me han contado, porque yo no lo he visto, que las nuevas generaciones, vistas las dificultades para publicar, vuelcan su trabajo ahí en blogs personales, y me parece muy bien, pero es un mundo en el que yo no voy a entrar. P.- ¿No lee a estos jóvenes? ¿Lee algo de cómic en la actualidad? R.- No leo nada de cómic. Y de literatura, sobre todo, picoteo y leo relatos cortos de chicos nuevos... pero luego nunca me acuerdo de cómo se llaman. P.- ¿Qué le desea para la posteridad a Mafalda? R.- Que siga siendo un personaje de tebeo vigente, que es lo que ha sido y lo que es.