11.12.10

Vladimir Maiakovsky

DOS MANIFIESTOS FUTURISTAS, UN POEMA DE MAYAKOVSKY Escrito por Futuristas rusos UNA BOFETADA AL GUSTO DEL PÚBLICO A quienes lean nuestra Nueva Primera Inesperada. Solamente nosotros somos la imagen de nuestro Tiempo. El corno del tiempo resuena en nuestro arte verbal. El pasado es estrecho. La Academia y Pushkin menos comprensibles que jeroglíficos. Puskin, Dostoievski, Tolstoi, etcétera, etcétera, deben ser tirados por la borda del vapor del Tiempo Presente. Quien no olvida su primer amor no vivirá el último. ¿Quién será tan crédulo para entregarle su ultimo amor a la perfumada lujuria de Balmont.? ¿Acaso encontrará allí un reflejo del valeroso animo del día de hoy? ¿Quién será tan cobarde que no se atreverá a arrancar la coraza de papel del negro frac del guerrero Briùsov? ¿Encontrá allí acaso la aurora de una belleza desconocida? Lavaos la mano que han tocado la porquería de los libros escritos por intocables Leónidas Andreyevs. Todos esos Máximos Gorkis, Kuprins, Blocks, Sologubs, Remizov, Averchenckos, Chornys, Kuzmins, Bunins, etcétera, etcétera;sólo necesitan quintas a la orilla de un río. Así recompensas el destino a los sastres. ¡ De la altura de los rascacielos miramos su pequeñez !... Exigimos que se respeten los siguientes derechos de los poetas: 1. Ampliar el volumen de su vocabulario con palabras arbitrarias y derivadas. 2. Rechazar el odio invencible al idioma que existía antes de ellos. 3. Arrancar con horror de sus orgullosas frentes la corona de gloría de a centavo tejida de varas de abedul propias de los baños. 4. Tenerse de pie en la roca de la palabra “nosotros” en medio del mar de silbidos y ultrajes. Y si bien por ahora persisten en nuestro verso las sucias huellas de su sentido “común” y “buen gusto”, ya también, por primera vez, brilla en ellos el Relámpago de la Nueva Belleza Futura de la Palabra Autosuficiente. D. Burliuk, Alexander Kruchenyj V. Maiakovsky, Víctor Jlébnikov Moscú, diciembre de 1912. CRIADERO DE JUECES En nombre de la libertad respecto al riesgo personal negamos la oryografia. Modificamos los sustantivos no solo mediante adjetivos (como se ha hecho casi siempre hasta ahora) sino también otras partes de la oración, y mediante letras y números particulares… Hemos aniquilado los signos de puntuación… Hemos aplastado los ritmos… Hemos dejado de buscar dimensiones en los libros de texto; todo movimiento procrea un nuevo ritmo libre para el poeta… La riqueza del vocabulario del poeta…es su justificación. Consideramos a la palabra como creadora de mitos; la palabra, al morir, la luz al mito, y a la inversa… Despreciamos la gloria: conocemos sentimientos que no existían antes de nosotros. Somos la nueva gente de una nueva vida. David Burliuk, Helena Guro, Nikolai Burliuk, Vladìmir Maiakovsky, Katerina Nizen, Víctor Jlèbnikov, Benedict Lyvshits, A. Kruchenyj. UNAS CUANTAS PALABRAS ACERCA DE MÍ Me gusta ver morir a los niños. ¿Tú encontrarás la cresta nublada de la risa Que asciende tras la trompa de la tristeza? Y yo— En la sala de lectura de las calles--- He hojeado tantos tomos de ataúdes. La medianoche Con dedos húmedos Me tienta, Palpa la barda y la loca iglesia corre con gotas de lluvia en la calva de su bóveda. Veo a Cristo escaparse del icono mostrando al viento su herida, el barro lo besa llorando. Le advierto al ladrillo que clavaré la daga de palabras poseídas en la hinchada blandura de los cielos: “ Sol ! ¡Padre mío! ¡Sé por lo menos tú compasivo, no me atormentes! A través de ti gotean los hilos de mi sangre ¡Es mi alma la que está clavada en la oxidada cruz del campanario cual girones de una nube desgarrada en le cielo calcinado! ¡Tiempo! Al menos tú, avieso pintorcillo, pinta mi imagen para la deforme capilla de la época! ¡Estoy tan solo como la última pupila en el ojo de un hombre que va hacia los ciegos! “ Vladimir Maiakovsky