3.8.10

Normam Mailer

Normam Mailer Hace años leí por entregas una crónica sobre la muerte de un asesino a través de la revista Playboy en español. Su autor era nada menos que Norman Mailer. Nacido en 1923 en New Jersey, Norman fue hijo de un contador judío oriundo de Sudáfrica y de una mujer incansable –como él mismo la describió-. Se crió en un barrio de clase trabajadora en Brooklyn y a los 9 años completó una historia de 250 páginas titulada “Invasión de Marte”. Además de la literatura, su gran interés eran los aviones y estudió Ingeniería Aeronáutica en la Universidad de Harvard. Pero apartó para siempre las leyes de la dinámica tras la experiencia de la Segunda Guerra Mundial, en la que participó en el frente del Pacífico. A su vuelta escribió “Los desnudos y los muertos”, una novela con la que irrumpió en la escena literaria estadounidense en 1948, a los 25 años. Mailer escribió como vivió. El escritor se casó seis veces y tuvo nueve hijos, el último de ellos con la entonces modelo Norris Church, su mujer desde 1980. Borracho como tantas otras ocasiones, en 1960 le clavó un cuchillo en el estómago a su segunda esposa, Adele Morales, quien luego publicó un libro sobre el martirio de su matrimonio con Mailer. La negativa de Morales de cooperar con la fiscalía permitió al autor ser castigado solo con una pena bajo fianza. Mailer protestaba, bebía, fumaba marihuana y recorría las casas de juego de Nueva York. El novelista marcó la escena literaria estadounidense a mediados del siglo XX, con obras repletas de violencia, sexo, y provocación. Tom Wolfe, su colega y muchas veces su adversario, confesó en una entrevista, “Tuvimos muchas peleas desde 1964”, recordó el autor de “La hoguera de las vanidades”.La rivalidad entre ambos comenzó cuando Wolfe escribió una crítica de la novela de Mailer “Un sueños americano”, en la que afirmó que este había plagiado la trama de “Crimen y castigo” del autor ruso Dostoievski. Luego continua “Todo parecía muy grave en aquella época, pero mirando hacia atrás puedo ver que (Mailer) era una enorme fuente de energías para todo el mundo literario, era un motor, un generador”. En “Un sueño americano”(1966) reflejó esa vida, a través del lente de Stephen Rojack, un personaje casi autobiográfico que mata a su esposa. Para él, el otro sueño americano, el de la casa en los suburbios, niños, perro y domingos en la iglesia, no funcionaba. Mailer tuvo gran éxito con su estilo personal de periodismo. Ganó dos premios Pulitzer con “Los ejércitos de la noche”, en 1968, sobre una manifestación pacifista en el Pentágono, el año anterior, y con “La balada del verdugo” (1979), sobre la ejecución del asesino Gary Gilmore. Fue arrestado en algunas ocasiones por su participación en protestas contra la Guerra de Vietnam, y en 1969 se presentó a las elecciones primarias del Partido Demócrata para la alcaldía de Nueva York.